Conocer en qué consiste la ansiedad es fundamental para empezar a gestionarla. La ansiedad es uno de los principales problemas psicológicos de la actualidad. Cada vez son más las personas que sufren ansiedad y que presentan dificultades para desenvolverse en su día a día sin un sentimiento constante de malestar. El propósito de este post, como psicóloga especialista en problemas de ansiedad, es que el lector conozca en qué consiste el sentimiento de ansiedad. De esta manera, desde el conocimiento, nos podremos enfrentar a ella y aprender a gestionarla. 

 

¿En qué consiste la ansiedad?

La ansiedad es un sentimiento que experimentamos y se que se apodera de nosotros cuando nos anticipamos a una situación, a priori amenazante, en la cual percibimos que nuestros recursos para hacerle frente no son suficientes. Juega un papel importante la incertidumbre. A diferencia del miedo, no hay un estímulo presente que nos genere ese sentimiento, sino que son las predicciones de lo que va a suceder lo que nos hace sentir ansiedad. 

El sentimiento de ansiedad es adaptativo, pues funciona como una alarma que nos avisa de un posible peligro. El problema viene cuando cualquier cosa se convierte en un peligro y todo nos supone una amenaza. Nos pasamos todo el día alerta y anticipando posibles catástrofes. Esto tiene un gran impacto en nuestro día a día pues todos nuestros esfuerzos van dirigidos a controlar y evitar este sentimiento de ansiedad. ¿Y funciona? Nuestra experiencia nos dice que no, que por mucho que hagamos la ansiedad no se va.

Conocer en qué consiste la ansiedad es fundamental para empezar a gestionarla.

 

El problema de la evitación de la ansiedad.

¿Cómo nos afecta la evitación experiencial? Cuando sentimos ansiedad todos nuestros esfuerzos van orientados a quitarme esa emoción, a no sentir lo que estoy sintiendo. Comenzamos una lucha contra el sentimiento de ansiedad queriendo que desaparezca a toda costa. Pero ¿todos los esfuerzos que has hecho hasta el momento para librarte de la ansiedad te han servido de algo? Según nuestra experiencia vemos que la ansiedad puede que desaparezca en el momento, pero vuelve a nosotros más tarde como un boomerang. Nunca desaparece.

La evitación experiencial pasa por hacer o dejar de hacer ciertas cosas con la intención de controlar y eliminar el sentimiento de ansiedad y esto nos lleva a alejarnos de lo que es importante para nosotros. Estos esfuerzos de control nos impiden movernos hacia direcciones valiosas y sacrificamos nuestros objetivos. Finalmente es la emoción de ansiedad la que toma las riendas de nuestra vida. 

 

Aceptar la ansiedad para gestionarla.

Tenemos que saber que la aparición de la ansiedad y sus pensamientos asociados es un proceso automático sobre el que nosotros no tenemos control. Los intentos por cambiar esto es una lucha perdida pues es imposible cambiar nuestros sentimientos, emociones y pensamientos. Por otro lado, la emoción de ansiedad no dura para siempre.  ¿Qué podemos hacer entonces si no lo podemos cambiar y escapar de la emoción tampoco es útil? Pues aceptar.

Aceptar nuestro mundo interno nos lleva a actuar, a seguir haciendo aquello que quiero hacer a pesar de mi sentimiento de ansiedad. Cuando aceptamos dejamos de estar limitados y podemos decidir en función de nuestros valores, de lo que es importante para nosotros, y no en función de lo que mi ansiedad me dice que haga. Nosotros somos el recipiente, el continente que contiene nuestros sentimientos y pensamientos, pero somos libres de actuar y decidir, independientemente de lo que estemos llenos, es decir, de lo que estemos sintiendo. 

Trabajar la aceptación emocional, conocernos y reconocernos es la clave para gestionar nuestro sentimiento de ansiedad y no vernos limitados por ello.

 

Si necesitas ayuda para gestionar la ansiedad, en Casaleiz Psicología estamos a tu lado para ayudarte. 

 

 

Call Now Button